Viajar a Japón por trabajo, ocio o estudios.

Quizás te estés planteando dejar todo lo que te ata a tu país de origen e irte a vivir al país del sol naciente. Antes de que decidas viajar a Japón deberías de tener en cuenta varios factores. Uno de ellos es tener claro el motivo de tu viaje a Japón: ¿Estudios? ¿Ocio? ¿Trabajo? Bien, vamos por partes.

Viajar a Japón con beca de estudios

Si lo que has conseguido es una beca de estudiante para una de las universidades de Tokio, es perfecto. No dejes pasar la oportunidad de conocer Japón. Verás la cara oculta del país nipón y eso es una gran experiencia a un coste relativamente bajo.

Viajar a Japón por ocio

Si has decidido viajar a Tokio por ocio, tienes que tener en cuenta el nivel de vida de la ciudad o del país entero. El transporte es sin duda la parte más costosa de un viaje a Japón. Para ello puedes leer esta entrada sobre los diferentes pases de JR y METRO que seguro que te ayudará. Luego está la parte de la comida. Puedes comer muy barato o puedes comer muy caro, eso depende de tus gustos y tu presupuesto. Por ponerte un ejemplo, puedes comer un boll de arroz con bacon cocido por encima por poco más de 3,50€ (el agua es gratis) en alguna de las cadenas de comida rápida del país como Yoshinoya u otras. Es cierto que con ese plato acabas lleno, pero… ¿Cuántos días vas a estar? ¿Eres capaz de vivir solo a base de arroz y cecina? Puedes consultar la entrada que escribí sobre comer barato en Japón para hacerte una idea de lo que te vas a encontrar si tu presupuesto es ajustado.

Viajar a Japón por trabajo

Si has decidido trabajar en Japón, siento ponértelo tan difícil. Resulta que para conseguir un visado de trabajo para el país del sol naciente, los japoneses nos lo ponen bastante difícil… pero no imposible.

Imprescindible hablar y escribir japonés. Cuanto mayor sea tu nivel, más posibilidades tendrás. En este sentido son muy cerrados y no importa lo bien que sepas dibujar o hacer diseños o efectos especiales, trabajos para los que no sería necesario tener un gran conocimiento de la lengua. Si no sabes japonés, olvídate.

Debes de tener una carrera/grado universitario para que una empresa japonesa te contrate.

Por otra parte, si una empresa contrata a un extrajero tendrá que mover multitud de documentos además de demostrar que el trabajo que va a realizar ese extranjero no lo puede realizar ningún otro japonés. Difícil, ¿eh?

La opción de casarse con un japonés o una japonesa para obtener el visado de trabajo puede parecer la más fácil pero nada más lejos de la realidad. Ya que a priori puede ser rápido pero tiene otros contras. El gobierno te hará controles mensuales o bimensuales en casa para comprobar que ese matrimonio es real, si te separas, acto seguido pierdes todos los derechos y con ello, te expulsarán del país. No recomiendo esta opción.

Finalmente, la realidad del país nipón es bastante diferente a cómo nos la pintan en occidente, pero no por ello deja de ser interesante viajar a Japón y descubrir de primera mano su cultura y costumbres. De no ser así no sería mi país favorito.

¿Tienes alguna duda? Déjala en los comentarios, te responderé tan pronto como pueda.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *