Viajando por Rumanía. Turismo por Brasov [Capítulo 3]

Esta es la experiencia de mi amigo Carlos y mía contada desde mi punto de vista. Viajando por Rumanía visitamos diferentes lugares y queremos hacerte partícipe de nuestra historia para motivarte a viajar. Hoy vamos de turismo por Brasov.

Estábamos viajando por Rumanía

Era lunes y nos habíamos despertado a las 7 de la mañana con mucha energía. Queríamos ver lo que escondía la ciudad Brasov para nosotros.

Empezamos por ir a una cafetería que me encantó. No solo el sabor del mismo café si no la decoración que tenía.

Cada vaso tenía un dibujo o una dedicatoria de clientes. Algunas de ellas muy bonitas y de las que tocaban la fibra. No voy a mentir si digo que una de ellas alimentó mis ganas de llevar adelante este proyecto del blog.

Comenzaba nuestro turismo por Brasov


viajando por Rumania turismo por Brasov iglesia negraFachada de la Iglesia Negra

viajando por Rumania turismo por Brasov plaza principalPlaza principal del casco antiguo

viajando por Rumania turismo por BrasovCalle principal del casco antiguo

Hicimos un alto en el recorrido en la confitería Petru donde probamos diferentes cosas. Mi favorito, este de la fotografía que estaba relleno de queso.

viajando por Rumania turismo por Brasov comida tipica callejera¡Riquísimo este rollito de queso!

viajando por Rumania turismo por Brasov parlamentoEste es el Parlamento de Brasov.

Lo cierto es que Brasov no tiene mucho que ver, eso sí, es un lugar tranquilo y relajante. Recomiendo su visita como obligada si estás viajando por Rumanía. Algunas personas consideran que es lo más bonito de la región de Transilvania y de todo el país. Desde mi punto de vista, hacer turismo por Brasov está bien si buscas un lugar tranquilo. Nos faltó visitar el Bastión de los Tejedores, pero por desconocimiento no lo hicimos. Un gran fallo, y mira que me preparo los viajes antes, pero ese detalle se me escapó. Para que no os pase a vosotros podéis leer la entrada del blog 7+3 lugares que ver en Brasov.

Antes de partir a nuestro siguiente destino, tomamos café en un bar que mucha gente en internet recomendaba como visita obligada Festival’39. Una decoración de los años 40 muy bien conseguida, una carta original tipo periódico y un buen café. Algo caro, también haya que decirlo. Es un lugar curioso cuanto menos. Así acabó nuestro turismo por Brasov.

viajando por Rumania turismo por Brasov festival 39 2
viajando por Rumania turismo por Brasov festival 39

Se acabó el turismo por Brasov, marchamos a Bucarest

Y llegó el momento de partir a Bucarest en nuestro tercer día de viaje. Cómo íbamos con tiempo, hicimos una parada en Sinaia para ver el monasterio que le da nombre al pueblo. Entramos por el patio y llegamos a una microcapilla. Después de estar haciendo fotos y viendo los detalles de sus pinturas en el techo, nos llegó un tipo de abrigo largo, alto y rubio. Nos dijo que había que pagar por entrar ahí. Eran 5 lei, pero nos pareció raro que fuera así… En fin, pagamos como buenos turistas y salimos.

viajando por Rumania turismo por Brasov monasterio Sinaia 3

viajando por Rumania turismo por Brasov monasterio Sinaia 2

Lo siguiente fue entrar a la iglesia del monasterio. Es bastante más grande que la capilla, su decoración tenía una mezcla de dorado y madera. El problema que empiezo a tener con estos sitios es que no me transmiten nada, al contrario que los santuarios budistas y sintoístas que he visitado en Japón. No siento esa sensación de armonía que si me hacían sentir esos otros.

En mi opinión, a nivel artístico las iglesias europeas están sobrecargadas de decoración. No digo que sean feas ni mucho menos, digo que he desarrollado cierto gusto por la sencillez. Al fin y al cabo cada viaje sirve para conocerte un poco más a ti mismo. ¿No crees?

viajando por Rumania turismo por Brasov monasterio Sinaia

Como aún nos quedaba muchísimo tiempo para devolver el coche decidimos tomarnos un buen rato de relax en el restaurante que había frente al monasterio.

Al bar se accedía subiendo unas escaleras laterales y tenía una pequeña terraza con tres mesas. El cielo estaba despejado y el día era ideal para disfrutar de una cerveza autóctona. Eso fue lo que pedimos. El dueño, un simpático hombre con una prominente barriga y con poco pelo en la cabeza, nos atendió. El acento nos delata y nos preguntó de dónde éramos. Curiosamente todo el mundo ama España, él era griego pero le gustaba mucho nuestro país. Como estábamos solos en el bar nos estuvo contando su vida, nos habló de los hijos que tenía cada uno en un país de Europa diferente.

Ya que estábamos, pedimos algo de comer. Como tenía mezcla de cocina rumana y griega, le dejamos que eligiera por nosotros.

Continuamos nuestro viaje por el paisaje de Rumanía, el cual, conforme nos acercábamos a la capital era mas simple y feo. En mitad de los campos podías ver tubos afeando el peculiar paisaje.viajando por Rumania turismo por Brasov

Llegamos a la oficina de alquiler de coches para devolver nuestro Smart, el cual había respondido muy bien y apenas gastó gasolina para todos los kilómetros que le hicimos. Apenas 30 litros.

De camino al aeropuerto para pillar un taxi, levanté el dedo por si había suerte y al segundo paró uno de ellos. Le pregunté cuanto valía llevarnos a la dirección del apartamento y nos dijo que 50 lei. Aceptamos.

Llegando al apartamento el taxímetro no marcaba ni los 24 lei. El tipo quiso que le pagáramos los 50 que había dicho antes de subirnos. Por estas cosas odio los taxis y por estas cosas decidimos ponerle solución. NI UN TAXI MÁS. #timadosporturistas

La semana que viene podrás leer el penúltimo capítulo de nuestra experiencia viajando por Rumanía. La verdad es que estaba siendo un viaje bastante tranquilo en comparación con otros más locos que hemos tenido.

Plural: 2 Comentarios Añadir valoración

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *