Viajando por Rumanía. ¡Vamos a visitar Bucarest! [Capítulo 4]

En nuestro cuarto día de viaje por Rumanía, nos dirigíamos a visitar Bucarest. Esta entrada es parte de una mini serie de relatos que cuentan nuestra experiencia por Rumanía. Puedes visitar el capítulo anterior si te lo perdiste aquí.

Visitar Bucarest, la experiencia que me hizo reflexionar

Llegamos desde el aeropuerto en taxi a nuestro apartamento en la capital de Rumanía, Bucarest. cargamos unos minutos los móviles para poder seguir con las fotografías y los vídeos y salimos a ver la ciudad.

Nos dirigimos al casco antiguo. Hay que decir que visitar Bucarest conlleva una búsqueda por la ciudad, pues tiene rincones y callejones muy bonitos, pero también es cierto que hay que encontrarlos. Para mi gusto, a esta ciudad le falta encanto, después de estar en Brasov, Bucarest se queda floja. Edificios con arquitectura antigua muy cuidados en las zonas turísticas y en el resto todo bastante descuidado. La suciedad en las calles es mínima y eso es un punto a favor.

visitar Bucarest casco antiguo

visitar Bucarest casco antiguo

visitar Bucarest casco antiguo

Hicimos un alto en el camino en la iglesia ortodoxa Stavropoleos (Biserica Stavropoleos) en el casco antiguo de Bucarest. Esta iglesia del siglo XVII de estilo bizantino es muy bonita y recomiendo verla.

Muy cerca de ahí había un restaurante llamado Caru ‘cu bere con el que a Carlos se le cayó la baba viendo los platos de la carta. Pero decidimos pasar, después del queso que nos habíamos comido en el restaurante del griego en Sinaia yo no tenía mucha hambre. Y no hay nada que me moleste más que ir a un restaurante caro y dejarme la comida en el plato por no tener hambre.

visitar Bucarest bancoPalacio CEC. Actual Banco de Ahorros.

Al final acabamos parando en un restaurante más pequeño y modesto. Tras esa parada decidimos ir al Cementerio de Bellu. Los cementerios no son los sitios favoritos de Carlos, pero a mi si que me gustan. Son sitios tranquilos y siempre que sean diferentes a los «archivadores» que por norma general tenemos en España, me gusta admirarlos.

visitar Bucarest cementerio Bellu

visitar Bucarest cementerio Bellu

El Cementerio de Bellu tiene una capilla de finales del siglo XIX que es un Monumento Histórico Nacional. A parte tiene diseños de tumbas de lo más curioso, desde unos que parecen pequeños parques a criptas que parecen sacadas de una película de Indiana Jones.

Visitar Bucarest y sentirte como Rocky Balboa

visitar Bucarest monumento escaleras rocky

De vuelta al apartamento casi 5 kilometros andando, paramos en el monumento del Memorial a los Héroes de la Nación (Memorialul Eroilor Neamului). Dado a su parecido con las escaleras del Museo de Arte de Philadelphia donde Rocky Balboa entrenaba en la película, decidí hacerme una foto… Me encanta.

visitar Bucarest monumento escaleras Rocky

El parque que hay delante de este monumento es impresionante, un lugar para ir y relajarse. Mucha gente hacía ejercicio en las escaleras subiéndolas y bajándolas (si, al igual que Rocky).

Ese choque dentro de mí que sentí al visitar Bucarest

Continuamos caminando hacia el apartamento. Como he dicho anteriormente, una gran mayoría de las calles de Bucarest están bastante descuidadas fuera del casco antiguo. En una de ellas vi una niña de unos 6-7 años de edad, rubia, el pelo desaliñado, la cara sucia y vestida con ropa desgastada. Se nos acercó y nos pidió… ¿Dinero? ¿Comida? Ni idea, nos lo dijo en rumano.

Aquella niña me recordó a mi sobrina, quizás porque al tener sangre rumana los rasgos eran parecidos… Me hice una pregunta «¿mo se desarrolla la gente que crece en esas situaciones?» Está muy estandarizado el pensamiento de que los inmigrantes en España vienen a robar y si nos remitimos a los hechos, hay numerosos casos de robos protagonizados por inmigrantes. Pero, ¿Por qué son así? Creo que deberíamos remontarnos a su entorno desde que nacieron. Como a esta niña que vi.

En el fondo somos animales, el instinto de supervivencia prima por encima de todo. Te vas de tu país que tienes poco a otro en el que tienes menos. Y no hablo de dinero, hablo de costumbres, lenguas y conocimientos.

Estar en tu propio país te da cierta ventaja, en ti está que quieras quejarte de lo mal que están las cosas o aprovechar las oportunidades.

Mira, en todos mis viajes y sobretodo en mi experiencia viviendo en Malasia por un largo tiempo, me he ido dando cuenta de lo incapacitado que se siente uno al no conocer el idioma y las costumbres. Finalmente he me visto obligado a aprender inglés, por lo menos para defenderme en según que situaciones. Pero piensa que lo dejas todo y te vas a un sitio del que no conoces nada, solo que te han dicho que aquello es el paraíso. Y así es como le venden España a los inmigrantes. Claro, en muchas ocasiones, llegan aquí y se dan de bruces. Tienen que optar por una vida más pobre de la que imaginaban.

Ojo que no estoy justificando sus acciones delictivas, ni las suyas ni las de nadie. Es solo que entiendo que al estar en la calle desde muy pequeños, sin educación, sin cobijo real de unos padres que los quieran, su desarrollo se torna al mal social. Por su puesto siempre hay excepciones, pero no hablo de ellas ahora mismo.

La visión que tuve de aquella niña de cuando sea adulta fue un golpe para mi. ¿Qué tipo de persona será? La respuesta es dolorosa. Ojalá, tenga suerte y pueda salir de esa situación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *